8.27.2006

Don Manuel y la joven de las moscas

8:30 am
Nadie en el bar salvo la joven y sus moscas.
La única intoxicada por el spray matamoscas parece ser la joven (que empieza a tener visión no fotosensible de 180º) puesto que en las moscas tiene un poderoso efecto afrodisíaco. Las cojoneras dípteras no sólo no mueren, sino que se pasan todo el día entregadas a un frenético folleteo...llegando el momento álgido de la macroorgía bicha a eso de las 12 cuando el bar es inundado por una pestilente brisa purinesca.
Pero volvamos a las 8:30 am

Por la carretera general avanza en zigzag suicida Don Manuel...
La joven y sus moscas se estremecen: llega la prueba de fuego de cada sábado.
Con su habitual aire insolente, el decrépito anciano entra en el ring y lanza su primer ataque:
-Buenas Tardes, invítame a un café, oh
He aquí la sublimación de la amabilidad manolina partiendo de su fétida boca. Cupo de caballerosidad del día: cumplido. Empieza la diversión del carcamal.
-Verghonsa che tería que dar, non levas nin unha mísera pulsera
-Non me gustan a xoias
-Se ves pa Coruña comigho heiche dar ben...ñej ñej...e logho cómproche unha cadena pa ese pescoso
-…
-Canto che tería que paghar pa que me deixaras
[mirada lasciva]...ir contigho un anaco?
Mientras se dispone a pensar un contraataque dialéctico la somnolienta joven comienza a limpiar sus gafas con el borde de la camiseta dejando entrever accidentalmente un fragmento de sus lorcillas...
-Así, así...sube un pouquiño máis arrhhhh [babeo literal incluido]...deíxame ver un anaquiño máis, oh.
Si las miradas matasen, la joven ya estaría en la cárcel por asesinato con ensañamiento.
Visto que es imposible proseguir con su lectura por las constantes interrupciones, la joven se decide a darle conversación-trampa a Don Manuel: el dinero y sus negocios.
-¿Ti sabes canto herdei eu?
-Sí...mil pesetas

-Non, dúas mil, pero non tiña nada, entiendes? E mira, con quince anos metinme na madeira, a comprarlle ao máis barato e venderlle ao que mellor paghara e aghora teño fincas en Brión, Formarís, Escravitude, (…), un piso en Algalia de Abaixo... sen contar coas fincas que vendín aquí no polígano por 50 veces o seu valor...
La joven no sabe si odiarlo por extorsionador, maderero oportunista, misógino empedernido o rentista sanguijuela... el caso es que ahora sería más fácil identificar los móviles del asesinato, si las miradas matasen, claro.
-Pois sabe que lle digo, Don Manuel? que aínda lle fixeron un favor non deixándolle nada, porque lle obligaron a buscarse a vida e todo o que ten agora conseguiuno vostede [a costa de pardillos, inocentes y confiados, piensa la joven mientras sus moscas asienten telepáticamente]
-A...Ee..Po...
Don Manuel enrojece en un acceso de furia y desconcierto
-Mecaghonacona!!! Mira que eres muller, e xa sabes po único po que sirven as mulleres
Furtiva mirada del provecto a las pechonalidades de la joven mientras las moscas continúan con sus preeliminares orgiásticos
-...e...non che vou ter que dar a razón??! A unha muller!!
Don Manuel mira a su alrededor y busca un cómplice de su indignación en el cliente que acaba de entrar, que sin embargo lo ignora con alevosía.
-Serás jodida!

¿1-0?

2 Comments:

Blogger elianinha divagou así:

Deses hainos a patadas. Miña nai xa tivo que lidiar cuns cantos deles na tenda. Pero realmente iria algunha muller con eles por dicirlle catro perrechadas?
Merecen unhas hostias coma un templo.

8/28/2006 8:51 PM  
Blogger Arale Norimaki divagou así:

Como de momento este ven a ser a excepción, esas dúas horas que se pasa como mínimo no bar vanse aturando. Búscolle o lado positivo, é bo entrenamento para o meu temple...

8/29/2006 12:51 AM  

Zverejnenie komentára

<< Home